Hermanos/as Costaleros/as

 

Cuadrilla de Costaleras de Nuestra Señora de la Soledad

 

Esta andadura da comienzo en el año 2000, en el momento en que se empieza a preparar una nueva Semana Santa. Por aquel entonces, el de María Santísima de la Soledad era el único paso de la Semana Santa porcunera que procesionaba sobre ruedas… Como si de una gran batalla se tratara, cogen el mando Carlota Santiago y Cabeza Casado, mujeres pioneras en el mundo cofrade, capataz y contraguía respectivamente, y deciden hacer realidad el sueño de ver a la imagen a hombros, y como no podía ser de otra manera, a hombros de mujeres, formándose a partir de ese momento la primera cuadrilla de costaleras de nuestra Semana Santa.

 

Ganas no faltaban, pero inexperiencia tampoco… Los ensayos no fueron fáciles, los preparativos aún menos, los días pasaban y el miedo era uno más entre nosotras. Quién no recuerda esas filas con las manos en los hombros de la de delante para “pillar” el paso, para marcarlo y, sobre todo, para no sacarle las zapatillas a las compañeras. Y aún quedaba lo peor, meternos en las trabajaderas, primera levantá dentro de la Iglesia, segunda, tercera, cuarta… y todas las que fueron necesarias hasta que por fin salimos a la calle. Y lo hicimos con un paso “reciclado”, no había dinero para otra cosa, pero el mismo que desfilaba en ruedas fue perfectamente adaptado para las trabajaderas, y por supuesto una buena mano de Titanlux plateado que daba ese efecto de alpaca plateada que tanto nos hubiese gustado lucir aquel Viernes Santo del año 2000. Sueño cumplido.

 

Pero este camino no ha sido de rosas precisamente, muchos vaivenes nos han sacudido y hemos tenido que afrontar situaciones complicadas. Muchas personas han estado al frente de esta cuadrilla. Después de la Semana Santa de 2001, Carlota Santiago y Cabeza Casado toman la decisión de dejar sus cargos de capataz y contraguía, cargos que son asignados a Dolores Vallejos y Conchi Serrano, respectivamente, las cuales permanecen al frente del paso hasta el año 2005, cuando en Feria Real Conchi Serrano es sustituida por Mª Ángeles Moreno. Mientras tanto, la cuadrilla de costaleras empieza a sufrir un “desvanecimiento” considerable en el número de costaleras que a veces provoca la necesidad de tomar varias medidas para poder salir a la calle. Motivos laborales impiden que en 2006 Mª Ángeles Moreno pueda estar presente en la procesión de Feria Real y es su hermana Verónica Moreno quien toma el mando de la trasera del paso. En 2007 la cuadrilla se ve aún más deteriorada y por problemas de salud dos costaleras deben quedarse fuera, por lo que en ese momento se toma la decisión de que Dolores Vallejos y Mª Ángeles Moreno vuelvan a las trabajaderas y Anabel Aguilera y Pilar Ruiz, las cuales no pueden ejercer debajo del paso, tomen el puesto provisional de capataz y contraguía. Pero es en Feria Real de 2008, cuando por decirlo de alguna manera “llegó el agua al cuello”. Llegaban las vísperas y el número de costaleras disponibles se venía abajo… Pegada de carteles para informar, conversaciones con diversos colectivos… Amigos, familiares y conocidos tuvieron que salir al rescate de la cuadrilla de costaleras de la Soledad. Jacinto Calleja, Juan Francisco Barranco, José Fernando Salas o Javier Ruiz, que a pesar de ser hombres no dudaron en meterse debajo del paso de María Santísima, al frente del cual se encontraba Manolo “Veleta” y como contraguía Juan Francisco Heredia. Procesión que siempre quedará para el recuerdo.

 

Llega la cuaresma de 2009 y se decide reunir a las costaleras, a todas, las que seguían y las que ya no estaban, y es a mediados de febrero cuando en una reunión a las puertas de San Benito un viernes por la noche, las costaleras deciden bajo voto secreto que Anabel Aguilera y Pilar Ruiz tomen definitivamente el cargo que tantas veces había movido ficha, cargo que venía con hándicap incluido, porque como costaleras que eran sabían de la situación tanto fuera como dentro del paso. Trabajo, paciencia, perseverancia y ganas hacen que la cuadrilla vaya remontando, despacio, pero con pasos firmes, cambios importantes, decisiones difíciles pero un sólo objetivo: que jamás volviera a pasar lo que en 2008.

 

Debajo, trabajando cuerpo a cuerpo con las mujeres, empezó su labor como “vocero” Jacinto Calleja desde 2002 hasta 2007, cargo que pasa a tomar Anabel Aguilera hasta 2008, la cual, cuando es elegida como capataz, delega en María Callado, y que actualmente desempeña Virginia Montilla. La cuadrilla va afianzándose, unas se van pero muchas llegan, hasta llegar a contar con 52 mujeres en la Semana Santa, y no bajar de 35 en Feria Real.

 

Durante todo este tiempo han sucedido momentos inolvidables, costaleras que ostentan el cargo de Hermana Mayor de la Cofradía, costaleras que entran siendo niñas y que se hacen madres, ver dentro del paso a madres e hijas trabajando juntas en varias ocasiones, bodas, embarazos, alegrías, desilusiones y porque no decirlo, muchas cervezas y coca colas… Todo esto hace que a día de hoy nos consideremos algo más que simples mujeres que llegan dos veces al año para llevar a una Virgen. Somos una “familia”, un grupo de hijas que dos veces al año paseamos a nuestra Madre, y eso lo hace distinto…

 

Muchas han sido las personas que han andado este camino… A las que aún perduran desde el 2000, ojalá os mantengáis a nuestro lado muchos años más; a las que llegáis, os esperamos con los brazos abiertos para transmitir lo que se siente debajo del paso; a las que os vais, sabéis que siempre os esperamos para cuando decidáis volver; y a las que María Santísima de la Soledad llamó para ver cada procesión desde el balcón de su Gloria, mandadnos fuerzas y protección en nombre de la Soledad para que esta andadura nunca se acabe.

 

Yo que he visto como hemos salido sin corona, de rodillas, agachadas, de pie y de todas las formas inimaginables, que he sufrido junto a vosotras recorridos buenos y no tan buenos, que se lo que duele y lo que se sufre, pero también se de la felicidad de terminar una procesión otro año más, en mi nombre, como persona, como costalera y como capataz solo puedo dar las GRACIAS a todas y cada una de las personas que de una forma u otra habéis pasado por esta historia.

 

“Costalero ve tranquilo, deja que arrastren tus pasos y que suenen escondidos, que es tu pisar solitario el mejor de los sonidos…”.

 

Va por vosotras.

 

¡A ESTA ES!

 

Anabel Aguilera

Capataz de la Cuadrilla de Costaleras de María Santísima de la Soledad

Porcuna, junio de 2015

Muy Ilustre y Venerable Cofradía y Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, Santísimo Entierro de Cristo y María Santísima de las Angustias

Todos los derechos reservados © 2015

 

Desarrollo   ·   Aviso Legal